• InvictaEn experto Miguel Pascual Laborda revela en el foro Autoescala.net que Enrique Keller Fritsch fue un inmigrante alemán que se estableció en Zarautz y fundó en 1932 una empresa que llevaba su nombre. Se inició con excelentes juguetes en madera para especializarse luego en instrumentos musicales para niños. Ya en esta época se empezó a utilizar el nombre comercial "Invicta" y su típico logotipo. La Guerra Civil no supuso un paréntesis para Enrique Keller y la producción no se paralizó durante el conflicto, sino que se centró en la producción de juguetes en madera, la materia prima más económica disponible entonces. La producción se diversificó después de la Guerra Civil y la empresa hizo gala de su enorme y diversa capacidad de producir juguetes de calidad a pesar de las terribles penurias del momento.
  • Keller alcanzó el éxito con una gran variedad de juguetes e instrumentos musicales, entre ellos su "Tren Invicta", un sofisticado juego ferroviario a la escala OO que le valió a la empresa de Keller el sobrenombre moderno de "El Marklïn español". Tal y como señala Juanjo Olaizlola en historiasdeltren.blogspot.com, en 1997 el comerciante Rolando Lapoujade Baquedano cedió al Museo Vasco del Ferrocarril su colección de trenes fabricados por la firma Enrique Keller bajo la marca comercial Invicta, compuesto por un circuito de vías, incluidos un par de cambios de agujas, un transformador de alimentación, un paso a nivel electromagnético y un andén cubierto de construcción metálica. Completaba el conjunto el necesario material móvil, compuesto por una locomotora de vapor tipo "Pacific" y cinco vagones de mercancías de diversos tipos.
  • Tal era su capacidad, que Keller consiguió de la marca alemana Schuco licencia para fabricar en España muchos de sus sofisticados juguetes mecánicos. De hecho, Keller obtuvo en sus años de actividad licencias de otras marcas jugueteras, como Trix, Jouef o Gama.
  • Keller fabricó el Mirakocar de Schuco, la famosa patente 1001 alemana. No debe confundirse con el modelo equivalente de Geyper. Los de Geyper eran fabricados en Alemania y montados en España, de modo que en su base aparecía el texto "Schuco Patent / Made in U.S. Zone Germany / 1001". Los de Keller, que se comercialiban en una caja de cartón con el texto "Y no cae", eran fabricados en Zarautz y en su base se leía "Schuco Patent / Licencia fabricación española / 1001".
  • Gracias a la amplitud de su capacidad técnica, hacia 1957 la marca Juguetes Enrique Keller estaba preparada para poner en el mercado una colección de coches metálicos a escala 1/43 de gran calidad, adoptando así un tipo de juguete de moda en el resto de Europa. Comercializada bajo la marca comercial Invicta, la serie no tuvo continuidad más allá de seis modelos. En 1962 la fábrica centró toda su actividad en la producción de instrumentos musicales, tarea que sigue desarrollando con éxito en la actualidad. Los coches Invicta a la escala 1/43 cumplían con todos los requisitos que podían exigírsele a un juguete de esta clase, y en su época seguían los estándares de producción de otros fabricantes europeos como Solido, Märklin, Dinky Toys y un largo etcétera. Hablamos de robustas miniaturas en metal inyectado con base en chapa remachada a la carrocería, que contaban con elegantes acabados de pintura al esprai, en ocasiones metalizados. Posteriormente eran decorados con detalles cromados además de rojos para los intermitentes y blancos para las matrículas. Las robustas llantas en metal llevaban neumáticos de caucho con acabado estriado que podían ser blancos o negros. Se comercializaron en elegantes y preciosas cajas de cartón amarillo en las que se brindaba información técnica sobre el modelo real. Carecían de cristales, interior o suspensión, igual que la mayoría de las miniaturas contemporáneas. Gamas43 puede mostrar fotos de los seis modelos Invicta gracias a la inestimable colaboración de Vectis Auctions, Pierre Ferrer y Michel Sordet.
  • Los Invicta se inspiraban claramente en famosos modelos franceses de la época que, debido a las terribles trabas arancelarias que recaían sobre la exportación de juguetes, llegaban a España con cuentagotas. Así, estos modelos fueron copias de miniaturas de las marcas Dinky Toys Francia, Quiralu y CIJ. Tenían un acabado final ligeramente más tosco que el de los originales franceses, pero aún así eran formidables y robustos juguetes. En la foto superior Michel Sordet compara el Mercedes 220 de CIJ (gris) con el de Invicta (azul).
  • PEUGEOT 403El 403 se inspiraba en el modelo equivalente de Dinky Toys Francia que se comercializaba con la referencia 24B desde 1955.
  • Mercedes 220Se basaba en la miniatura francesa de CIJ que se vendía con la referencia 3/12 desde 1957. En el modelo francés el logotipo de Mercedes en el maletero estaba al revés. El modelo español de Invicta corregía ese error.
  • Mercedes 300SLEl espectacular súper deportivo inspiraba su diseño en la miniatura de la marca francesa Quiralu que se había puesto a la venta en 1956 con las referencias 8 y 9.
  • RENAULT DAUPHINESe basaba claramente en el modelo 24E que lanzó en 1957 Dinky Toys Francia. El ejemplar de la fotografía, proporcionada por Pierre Ferrer, pertenece a la colección de J.M. Gianni. En el acabado final del modelo español destacan los intermitentes en dos tonos.
  • jquery carouselEl Escarabajo de Invicta se inspiraba en la referencia 181 que Dinky Toys comercializó a partir de 1956.
  • CITROËN DS19Se basaba en la referencia 24C creada por Dinky Toys Francia en 1956. Los modelos de Invicta también tenían un acabado bicolor. Curiosamente, Dinky Toys también adoptó un acabado naranja-crema para su DS19 a partir de 1959.